Ahora sí que sí. Menos los afortunados que todavía tienen por disfrutar las vacaciones, el resto de los mortales esta semana supone ya la vuelta a la rutina en todos los sentidos. Trabajo, niños, colegio, extraescolares, actividades, compra, etc. Vamos, ahora si estamos de vuelta de todo. Como dicen por ahí, “septiembre es la segunda oportunidad de enero”, y es así, es el mes de los propósitos no cumplidos durante el resto del año, o de continuar y mejorar los que ya hemos comenzado.

Septiembre, además, coincide con un cambio de estación, por lo que además de volver a la rutina, toca cambio de armario. Y las vueltas al qué me pongo, el coger lo primero que tengo, y caer en la misma sensación de no tener ropa, no saber qué ponerte y cansarte de siempre lo mismo. Para empezar a tener buenos hábitos y que esto no nos pase,  os hacemos unas propuestas que con más o menos disciplina os pueden ayudar.

  • Hacer limpieza. Lo primero para empezar a tener un buen armario es deshacerte de aquellas prendas que ya no utilizas (de una forma sostenible). Ello viene relacionado al orden de tu armario, del que hablamos en un post anterior, y que nos parece la base. Mira el post donde te indicamos cómo hacer limpieza: https://cutt.ly/YwFnQVC
  • A mantener la ropa ordenada. Hacemos el cambio de armario, todo queda ordenado, y al paso de las semanas, nuestro armario se vuelve a desmontar. Tiene más trabajo volver a ordenarlo, a buscar aquella prenda que te quieres poner, que no invertir unos pocos segundos más en mantener día a día la ropa en orden, ¿no crees?
  •  Crea tulook la noche anterior. Sí, lo sabemos, por la noche estamos cansadas, después de cenar nos apetece estar en el sofá, tumbadas un rato, sin pensar en nada. Y realmente es lo que debemos hacer. Dejar la mente en blanco un tiempo. Pero si es verdad que podemos aprovechar el momento de la limpieza de maquillaje, por ejemplo, para pensar en el look de mañana y dejarlo preparado. Un descanso para tu mente seguro, ya que por la mañana creemos que es más difícil dar con el look ganador, y caer de nuevo en el “me pongo lo primero que pille”.
  •  Invierte en prendas de fondo de armario. Lo primero es descubrir aquellas prendas que tenemos de fondo de armario y que sabemos que siempre nos van a funcionar y pensar en tres o cuatro looks que funcionen siempre con aquellas prendas. En un momento de estrés seguro que nos sacan del apuro.
  •  Atrévete. A introducir las prendas de tendencia de esta temporada en las prendas de fondo de armario para darles rotación. Atrévete a probar nuevos colores, estampados, aquello que llevas tiempo queriendo probar pero el miedo a no sé si me va a quedar bien… Pues es el momento de probar.  Ya puede ser un bolso, un accesorio, un abrigo, una prenda. Esa que te hace diferente pero combinado con tu fondo de armario no parecerá que repitas siempre lo mismo. Reinvéntate.
  • Cuida tus prendas. Porque de ellas depende la imagen que vas a proyectar a los demás. Una camisa sin planchar, unos bajos mal hechos, un jersey desgastado, no dicen gran cosa buena de ti. Así que lavarlas de manera correcta, e incluso ponerlas en el armario de la mejor manera hará que tus prendas estén como el primer día. No cuesta tanto.
  • A tu rutina diaria. Debería estar con pequeños momentos, micro momentos podríamos decir, para ti: para ponerte tu crema matutina, para escuchar una canción que te gusta, para leer un poco del libro que tienes en la mesita y que no avanza, para ver una serie que te gustaría, pero siempre te quedas dormida…  Esos momentos PARA TI no los deberíamos descuidar.
  • Tener menos, pero tener bien. Cuidado con aquellas prendas que son tendencia, pero que quizá a tu cuerpo no le queden bien, porque lo que vas a hacer es ponértelo el primer día con muchas ganas, pero dejarlo en el armario por siempre más. Un ejemplo son los pantalones slouchy que tanto hemos visto a algunas blogueras. Y que son, eso, tendencia, pero que realmente es difícil que queden bien. Cada una tenemos nuestro cuerpo, y aplicar las tendencias de estampados es mucho mejor que aplicar las tendencias en cuanto a patronajes. Tú eres tú.

Pues la verdad es que así leídos, no parece ni tanto trabajo, ni tanto tiempo, ¿no?, pues podríamos intentarlo, crear buenos hábitos es apostar por tu tranquilidad, tu bienestar y por tu comodidad.

No tienes nada a perder, y sí mucho a ganar 😉

Feliz semana