Estas últimas semanas nos encontramos en la típica época del año en la que la nostalgia abunda de una forma desmesurada. ¿Por qué? Tiene nombre y se llama fin de verano. Aunque ya pasada la gota fría en gran parte de España, nos ha pillado un poco de sorpresa y hemos ido corriendo todas a sacar nuestras primeras chaquetas de entretiempo. Y, la verdad, aunque por una parte da pereza volver al mal tiempo (por lo menos a mí que me apasiona el sol y el verano), el hecho de volver a sacar la ropa, ver lo que se lleva y darle la bienvenida al entretiempo también apetece.

La primera prenda que sacamos del armario es la chaqueta, y tanto para nuestros looks más office como casuales, apostamos por una prenda que se ha vuelto indispensable en nuestro armario: la blazer.

Tanto para la oficina con un tacón, como para tu día a día con unas bambas, es una prenda por la que apostamos mucho. Porque es cómoda, fácil, y sienta bien. Un indispensable en nuestro armario, al que cada vez nos vamos acostumbrando más y le damos más protagonismo. Empecemos por una básica, para luego atrevernos con los estampados que nos vienen de tendencia. Y cómo no, hablar del blazer de cuadros, con sus tipos de estampado como pata de gallo, príncipe de gales, tartán, vichy, etc..  y que nos recuerda e inspira al movimiento colegial, pero que nada tiene que ver al cómo lo llevamos ahora.
Este estampado  siempre ha sido uno de los más favoritos entre todas las fashionistas:  Ya sea en abrigos, boinas, americanas, faldas, cazadoras, vestidos e incluso pantalones, cualquier pieza de ropa queda bien con este estampado.

–        Total look de cuadros. Un perfecto look office o más formal, al que puedes acompañar con una camiseta o top básico, y ya tienes tu perfecto look de oficina. Las dos prendas por separado funcionan genial para dar ese look con aire de tendencia casual.

Estilo casual. Podemos llevarnos la blazer para el estilo «casual Friday» . Con tus jeans y camiseta, zapatillas o mocasines, cualquier combinación que se te ocurra nos va a dar estilo, elegancia, pero también un aire casual.

Falda a cuadros. Nos encanta la combinación de falda con jersey neutro. Combina con tus zapatillas, perfectamente arreglada pero informal, no crees? Con una camisa le damos el aire más arreglado.

Mezcla de estampados. El famoso Mix and Match que a nosotras nos gusta tanto. ¿Porque no combinar un accesorio en un estampado y otra prenda con otro estampado? El cuadro además no es estridente, por lo que si buscamos la misma gama acertaremos en nuestra apuesta.

– 

Accesorios. De todo tipo tipo: bolsos, pulseras, boinas, gomas de pelo…ese toque que te hace diferente, sin llamar demasiado la atención, pero marcando tendencia.

A cuadros me quedo de tantas cosas bonitas…