El verano se adelanta, el invierno es más brusco, con cambios, subidas y bajadas de temperatura en pocos días. El cambio climático es evidente y nuestro armario (y nosotras) nos volvemos locas para adaptarnos.

Refranes como “hasta el 40 de mayo no te quites el sayo” empiezan a perder significado. Y es que el cambio climático es cada vez más evidente. Estamos en Febrero, y hemos pasado días de calor de hasta llegar a ponernos en manga corta. Nuestro armario, y nosotras, nos estamos intentando adaptar a esta locura climatológica, con inviernos muy veranos, y cambios de estaciones bruscos y abruptos. Así pues, no nos es raro ver en el mes de febrero cambios de armario, nueva temporada, así como finalizar el verano casi en el mes de octubre. Este cambio de temperaturas nos está “obligando” a cambiar nuestra forma de vestir. El tiempo nos lleva locas, y nosotras nos vemos obligadas a adaptarnos.

Estos cambios ya se ven reflejados incluso en las pasarelas. Ya no es tan raro ver en una colección de invierno unas sandalias o un vestido vaporoso, y en la de verano unas botas altas o calzado acompañado de unos calcetines.

A todo esto,  las calefacciones y aires acondicionados han creado que las estaciones importen poco, nos mantienen en una temperatura media, por lo que nos permite lucir pierna aunque en la calle esté nevando.

En los cambios de estación, la llamada transición, es todo un reto vestirte. Sales por la mañana con frío, al mediodía ya te sobran todas las mangas, y al atardecer vuelves a sentir el frío en tu piel.

Por todo ello, nosotras optaremos cada vez más por trabajar un armario atemporal. ¿qué significa un armario atemporal?  Una prenda atemporal podemos decir que bien es una prenda que sienta igual a los 20 que a los 50, o bien que es una prenda que podemos utilizar en cualquier época del año, y que además no deja de ser tendencia. Es más, con ella puedes conseguir diferentes combinaciones.

Algunas ideas y consejos para tener un armario que sobreviva a estos cambios son:

  • El arte de vestir a capas. Definitivamente es la mejor opción. Prendas que puedas irte quitando y poniendo de forma rápida y ágil, adecuándote al frío o calor que pases en ese momento.
  • Hazte con prendas exteriores, que puedas llevar en interior. Es decir, blazer, cárdigan, americana, biker, cazadora denim… este tipo de prendas te ayudarán a adecuar tu look según tengas frío o calor.
  • Camisetas y camisas serán tus aliadas para completar con tu prenda exterior.
  • ¡El chaleco ha vuelto!. Una prenda que siempre aporta ese toque chic, y que ha vuelto en diferentes proporciones, con otras funciones y texturas. Lo puedes utilizar de vestido, combinado con falda midi, combinado también con unas transparencias, o como un clásico a medida de cintura.
  • El pañuelo como accesorio. Para el cuello te va a ir perfecto para esos momentos donde el frío amenaza, y cuando se haya ido completa tu look como accesorio en tu pelo o como toque final para cualquiera de tus looks.

¿Necesitas adaptar tu armario a estos cambios? ¡Nosotras estaremos encantadas de ayudarte! Empieza ya…https://sesnineshopper.com/

Con cariño..

Mónica y Lidia