Excepto las tonalidades neuras, el resto de colores nos parecen muy difíciles de combinar. Te descubrimos las claves para que combines los colores y triunfes con tus looks.

A la hora de vestirnos, muchas somos las que buscamos tonos o colores más neutros o básicos. A la que decidimos a atrevermos con tonalidades de color nos vemos un poco perdidas. Nos probamos el look, nos miramos delante del espejo, para comprobar por nosotras mismas si nos gusta el efecto que consigue,  nos dejamos llevar por nuestra intuición, y nos preguntamos…¿esto combina o no? Y muchas veces, ante la duda, nos acabamos cambiando de ropa.

Muchas veces nos vestimos con prendas que nos gustan por separado, pero juntas vemos que algo falla, no nos acaba de gustar, y no sabemos muy bien porqué. ¡Si son prendas que me encantan!

A la hora de combinar prendas,  hemos de tener en cuenta algunas cosas, como evitar combinar prendas con tejidos muy diferentes, o lucir estampados estridentes o demasiado cargados en las dos partes. Pero hay un factor que debemos tener en cuenta, como es la combinación de colores. Nos hemos encontrado con muchas de vosotras que nos pedís ropa con prendas muy ponibles, con cierto miedo a no poder utilizarlas o no sacarles tanto partido a esas prendas con colores que no sean los neutros.

S,í es cierto que las tonalidades neutras nos ayudan a equilibrar looks, pero también es cierto que un toque de color en un armario siempre nos alegra, ¿o no? Y sí, podemos sacar partido a una prenda de color, siempre y cuando tengamos en cuenta cómo poder combinarla. Y es que combinar los colores de las prendas parece fácil, pero no lo es.

Tenemos las claves para que sepas (a ciencia cierta) qué colores de tu armario pegan entre sí y cuáles tienes que separar.

  • Buscar algún color común.  Si llevas prendas con estampado y alguna tonalidad destaca, como un morado o un lila, búscale una prenda en esa tonalidad.
  • Aprovecha las tonalidades neutras. Negro, gris, beige, blanco y tejano. Tener unas prendas básicas en tu armario te servirán para combinar mil y un looks. No puede faltar en tu armario unos jeans, unos pantalones blancos, una camisa o top blanca y un Little Black Dress.
  • Usar como máximo 3 colores. Esta es una de las relgas más importantes. Hay muchas colores que combinan entre sí, pero sin embarlo lo mejor es evitar juntar demasiados en un mismo look. Si quieres añadir más color, hazlo en tus accesorios, no en tus prendas básicas.
  • Combinar colores según el círculo cromático de colores (la rueda de color). Hay diversas teorías, que también van cambiando (la moda también evoluciona) y se van volviendo más atrevidas, pero las básicas diríamos que son:
  • Camafeo: combina colores cercanos a la rueda, como pueden ser armonías monocromáticas o análogas.
    • Armonía Monocromática: combina tonos del un solo color base
    • Analogos: son tres colores que están uno al lado del otro. Suele haber uno dominante, mientras que los otros son utilizados como complementarios.
  • Armonía complementaria: son los colores que están enfrente de la rueda de color.
    • Contraste: los colores opuestos también pegan, ¡y muy bien! Naranja y azul, amarillo y morado, rojo y verde.
  • Puedes elegir el color en los accesorios. Antes era habitual llevar los accesorios del mismo color que tu look. en estos momentos, los zapatos, cinturones, bolsos están considerados como parte del look, por lo que si quieres introducir color y aún no te acabas de atrever…prueba a decidirte por añadir color en el accesorio.

No olvides nunca que la tonalidad de tu piel influye en enfatizar tus rasgos.

Con cariño,

Ses Nïnes