Que el blanco está más presente en el invierno, es algo que ya no es raro ver. Hasta ahora, parece que al llegar el invierno, el oscuro se cierne en nuestro armario y no dejaba ver mucho más allá de otros colores. Es ahora que el beige, junto con el blanco, se está convirtiendo en uno de los colores favoritos para vestir, incluso en su versión monocolor, aunque quizá el beige es uno de los colores más complicados de la paleta cromática. Así pues, ¿cómo no sucumbir a la tentación de esta tendencia?. Pues simplemente, ajustándola a nuestras necesidades y, sobretodo, a lo que nos siente bien.

El blanco nos da la posibilidad de hacer combinaciónes fáciles y elegantes, con las que sabemos que conseguiremos un look funcional. Nos aporta la luz que necesitamos en los días oscuros y de lluvia, aparte de mejorarnos el ánimo y sacarnos de la tristeza y sobriedad de los colores oscuros.

Así que no podemos más que sucumbir al poder del blanco para invierno, te damos algunos tips para llevarlo.

  • Black and white. Siempre es la opción más socorrida, aunque esta vez, podemos darle el protagonismo al blanco y el papel secundario al negro.
  • Incluir una prenda invernal. Simplemente para que no parezca que has reciclado tu prenda de primavera-verano y le estás alargando la vida de dicha prenda. Así pues un abrigo, una blazer con textura invernal, tipo pelo o pana es siempre buena opción.
  • Recurrir al total white. El vaquero blanco siempre es una opción socorrida, y apoyada por otra prenda en blanco del mismo tejido o de otro más invernal. Sabemos que el blanco es un color que a veces hace que «marquemos demasiado», pero solo tienes que jugar de nuevo con las estructuras. Si eres más ancha de cadera jugar con prendas superiores estructuradas, chaquetas con cuerpo, y por el contrario si tienes más hombro, jugar con pantalones o faldas con más vuelo, algo como pantalones rectos o pata de gallo, y con jerseys o camisas en la parte superior más desestructuradas.
  • Introducir un estampado discreto. Llevar el blanco es fácil, podemos decir bastante socorrido, pero aún puede resultar más llevadero en inverno si lo llevamos junto algún estampado; una blusa de topos con el fondo en blanco, un chaleco total white acompañado de una blusa o jersey estampado, cediéndole la importancia al blanco y no al revés.
  • Acompañarlo de algún color. Un look bicolor que a nosotras por ejemplo nos gusta, es acompañándolo de toques en marrón; un bolso, un cinturón. Si no te ves de blanco de pies a cabeza, acompañarlo de un color es un acierto seguro. La clave es que no pase desapercibido, y le cedas parte del protagonismo a ese accesorio o prenda. Un acierto seguro es acompañar tu look blanco con una blazer o abrigo camel.

Así pues, la estación perfecta para lucir el blanco… ¡son todas!

Pide en tu próxima caja una combinación en white… https://sesnineshopper.com/

Con amor