Era un día que tampoco nos apetecía mucho pasar. Un día más, un año más, no hay que darle mayor importancia. Esa era nuestra intención. Porque todos los días se cumplen años, pero tú sigues siendo la misma, nada cambia de un día a otro. Y tal como están las cosas, reunirnos en una cena con la familia ahora mismo es como el más preciado de los regalos. Así pasamos nuestro día de cumpleaños . 40.

Valorar el tiempo que pasamos junto a nuestros seres queridos realmente es ahora nuestro regalo, nuestro bien más preciado, y es por eso que dejas de pensar muchas veces en lo material y en el protagonismo. Quieres vivir la vida «sin pausa pero sin prisa», saborear los momentos, fijarte en los detalles y vivir cumpliendo sueños.

Así fue nuestro día, rodeada de nuestra familia, y ellos que nos conocen nos hicieron el mejor regalo; pasar más tiempo juntos. Así que pasamos un maravilloso fin de semana en una masía preciosa, donde además nos prepararon una cena maravillosa de la que solo podemos tener bonitos recuerdos; detalles preciosos, risas, bailes, y cómo no, también lágrimas. Lo vivimos y lo disfrutamos mucho.

Uno de los regalos más bonitos (evidentemente aparte de pasar tiempo junto a nuestros seres queridos) fue una caja llena de dulces y chocolates con frases para nosotras, que ponía; «Una mujer después de los 40, deja de cumplir años y comienza a cumplir sueños«. Es una frase que nos encantó y con la que estamos totalmente de acuerdo. No me refiero a que cuando cumples 40 exactamente te das cuenta, pero si es verdad que estás en una época de tu vida más serena, donde los arranques más espontáneos han desaparecido, y saboreas, valoras, conoces, y eres más consciente de lo que quieres y necesitas.

Los 40 los llenas de experiencias… ha sido un año con regalos mas especiales, por el cambio de número, pero lo que más nos ha gustado es que la gran mayoría han sido regalos de experiencias. Algún restaurante más especial, un masaje, tratamientos, alguna joyita más especial e incluso alguna escapada, para cuando se pueda claro. También vídeos con nuestras fotos y con mensajes súper bonitos que tendremos para siempre. El regalo es el tiempo.

Los 40, los nuevos 30. Una mujer más segura, con más experiencia, más consciente, con menos prejuicios y menos preocupada por los demás, por el que dirán.

Me cuido más y mejor. Siempre hemos sido de cuidarnos, en general, pero ahora primas hacerlo mejor. Ya sabes qué alimentos son los que mejor te sientan, somos más conscientes de que lo que comemos y eso se refleja en el exterior, por lo que cuidamos más la alimentación, de más calidad, más variada. Me quiero ver mejor, sentir mejor.

Y evidentemente la imagen que cuidamos también se refleja en nuestra manera de vestir; sé que me gusta, me quiero ver mejor, todo no vale. Las modas pasan, el estilo lo pongo yo, quiero que mi ropa hable de mi, que se refleje mi carácter y personalidad. Que me quede bien, quiero potenciar mis puntos fuertes y no destacar lo que no me interesa.

Tenemos la gran suerte de dedicarnos a una de nuestras pasiones; la moda, y más específicamente la de Personal Shopper. Afortunadas somos.

Queríamos compartir contigo este momento, abrirnos un poquito más, y que conozcas un poquito más de nosotras.

Lidia y Mónica